Si quieres crear una página web personal o una para tu empresa, necesitarás dos cosas esenciales: un dominio y un hosting. El primero es la extensión o nombre que tendrá tu sitio web, como, por ejemplo: gooriladigital.com. Mientras que el segundo es el espacio donde estará almacenada tu web. Este último es el tema que trataremos el día de hoy.

El hosting es una parte fundamental para cualquier proyecto web, ya que tu sitio debe estar alojado en algún servidor para que pueda ser accesible desde cualquier lugar.

Si no tienes muy claro lo que es un hosting, ¡no te preocupes! A continuación, hablaremos sobre esto, los tipos que existen y cuál es mejor para el tamaño de tu proyecto. ¡Empezamos!

¿Qué es un hosting y porqué necesito uno? 🤔

Un hosting es básicamente un almacenamiento que contratas por un tiempo determinado y en el cual podrás subir tu sitio web para que sea accesible para todo el mundo. Puede ser un servidor completo o tan solo una fracción de este, esto va a depender del tipo de hosting que contrates.

Cuando decidas empezar tu proyecto web deberás acudir a una empresa de hosting que pueda proveerte de un espacio en sus servidores. Este hosting tiene un coste que puede ir desde un par de euros al mes, hasta cientos de euros. Aunque también es posible encontrar hostings gratuitos que te ofrecen una pequeña cantidad de espacio sin ningún coste. Esto es ideal para realizar pruebas, pero si vas a montar un proyecto en serio, vas necesitar un hosting de pago.

Ahora que sabes lo que es un hosting y para qué sirve, hablaremos de los tipos que existen.

¿Qué tipos de hosting existen? 🧐

Hay varios tipos dependiendo de cuál sean tus necesidades. Así que, tener claro cuáles serán las dimensiones de tu proyecto te ayudará a elegir el hosting adecuado. Veamos los tipos que hay disponibles y cuál debes elegir.

1. Hosting compartido

Es el tipo de hosting más básico que encontrarás. Se trata de una fracción muy pequeña de un servidor. Los recursos de este servidor se comparten con un número indefinido de usuarios. Esto hace que sea el más económico de todos, por lo que te lo puedes encontrar entre 2 y 10 euros.

Está bien para un proyecto pequeño, sin embargo, si tu proyecto es un grande, estás pensando en escalarlo o es para una empresa seria hay mejores opciones. Es importante destacar que este tipo hosting puede representar algún tipo de problema de cara al posicionamiento web SEO debido a que al ser compartido, no puedes controlar lo que hacen tus vecinos.

2. Servidores Virtuales (VPS)

Los servidores virtuales son un término intermedio entre un hosting compartido y un servidor dedicado. Aquí se divide un servidor en varias fracciones, y los recursos asignados no son compartidos. En este tipo de hosting podemos diferenciar 2 subtipos:

  • VPS administrados

En este subtipo es la empresa hosting la que se encargará de todo lo que tiene que ver con la configuración, seguridad y cualquier otro problema que pueda llegar a presentarse. La empresa se encargará de solucionar cualquier cosa que ocurra en el hosting. De esta forma podrás estar tranquilo porque no tendrás que hacer nada. Eso sí, esta administración hará que su coste sea más elevado.

  • VPS no administrados

Estos VPS no cuentan con ningún tipo de administración por parte de la empresa donde los contrates. Esto quiere decir que tú tendrás que encargarte de todo y si presentas algún problema, tendrás que resolverlo por ti mismo. O en su defecto pagar un costo adicional para que lo solucionen por ti. Esto hace necesario tener algo de conocimientos para poder manejarlo. Sin embargo, la ventaja es que son mucho más asequibles que uno administrado.

Sin dudas, esta es la opción que deberás elegir si tienes un proyecto de tamaño mediano que requiera recursos garantizados.

3. Servidor dedicado

Un servicio dedicado es aquel que adquieres cuando contratas para ti un servidor completo, con todo su poder de cómputo. Esto es por lo general el nivel máximo para cualquier proyecto web. Puede servir para almacenar muchas webs en un solo lugar, o simplemente para alojar un proyecto grande.

Al igual que ocurre con los VPS, puedes encontrarlo administrado y no administrado. Esto quedará a tu elección y escoger entre uno u otro dependerá de tus conocimientos y de las capacidades de tu bolsillo.

Su coste dependerá de los recursos que tenga, pero por lo general los puedes encontrar a partir de los 50 euros hasta cientos.

4. Cloud hosting

Este es un nuevo tipo de hosting que no tiene tanto tiempo en el mercado. Es un avance con respecto a los hostings tradicionales y ofrece grandes ventajas. En este tipo de hosting pagas solo por los recursos que consumes y tu web no está alojada en un servidor sino en un conjunto de ellos que conforman una nube. Esto es una gran ventaja ya que, si un servidor se cae, tu web no quedará fuera de línea ya que está respaldada por otros servidores.

Este es el más costoso de todos, pero sin duda es el más fiable también. Muchos grandes proyectos utilizan este tipo de hosting gracias a su disponibilidad y confiabilidad.

Elegir el mejor hosting 🏆

Ahora que ya sabes lo que es un hosting y cuáles son sus tipos, estás preparado para poner en marcha tu nuevo proyecto web. Recuerda que debes elegir el que mejor se adapte al tamaño de tu proyecto para que no te quedes corto, pero tampoco elijas uno demasiado holgado, ya que sólo estarías desperdiciando recursos y dinero.

⬇⬇¡¡EN GOORILA TE LO PONEMOS FÁCIL!! ⬇⬇

Recuerda que si contratas nuestros servicios de diseño web alojaremos tu sitio en nuestro propio hosting, de modo que no tendrás que preocuparte de nada y tu sitio estará seguro y recibiendo mantenimiento web constante.